Friday, December 5, 2008

Jim Henson y Lepage (Spanish)

El viernes pasado fui a ver una peli a la sesión de media noche, en pantalla gigante... Labyrnth. ( Dentro del Laberinto) no me podía creer que la estuvieran poniendo en el cine. De nuevo, me volvíó a encantar, sobretodo el punto del gusano. Me encanta el gusano. Una vez me enrollé con un tío porque sabía lo que decía el gusano de esta peli. Me conquistó. Cuando le dije, "¿ Sabes de qué peli es esto?". Y lo supo.Y de repente se encendió una aureola a su alrededor, como si a alguién se acordará de repene que tenía que darle a un interruptor.y me enrollé con él.

Y allí sentads en la oscuridad del cine, volví a tener 16 años en el patio de butacas del cinestudio Fantasio, donde veías tres pelis por el precio de una de estreno, y todas en versión original. Hace quince años, juraría que con Estíbaliz. ¿ fue contigo Esti?Me suena que sí.¿O fue contigo, Cris, que siempre te arrastrábamos a las pelis en vo?Por entonces no hablaba inglés... quien me iba a decir que la iba a volver a ver entendiendo lo que decían y en New York.



A la mañana siguiente, llamé al teatro de la ópera y me cogí una entradapara "La condenación de Fausto", de Berlioz. Dirigida por Levin, con el Tenor Marcello Giordani aFaust, mezzo Susan Graham as Marguérite y el barítono John Relyea como Méphistophélès. Y sobretodo, con dirección escénica de Robert Lepage.

Tenía cosas muy interesantes. Una especie de andamio con dos pantallas, una transparente a veces en la parte de delante, y otra con espejos en la parte de detrás, donde a veces se podía ver, difuminada, la imagen de la orquesta.En un momento, aparecía una pantalla interactiva, que cambiaba las imágenes según los cantantes o bailarines se movieran, y estos andaban por la pantalla desde el suelo hastqa el techo para luego dejarse caer. Unos árboles que se iban dehojando al paso de Mefistófeles en la escena en la que Fausto firma su condenación. Y sobretodo, una maravillosa última carrera de Fausto, que piensa que se apresura a salvar a Margerite cuando en realidad va directo al infierno, como en viñetas animadas, en blanco y negro, perseguido por murciélagos y rodeado de demonios.Y una proyección gigante de la imagen de Margarite en llamas mientras canta el aira en el que, desesperada, espera a un Fausto que nunca llega.


Y así es Nueva York, de David Bowie a Robert Lepage, de un gusano a uno demonio. Y en el fondo, lo mismo: las relaciones humanas, el amor, la traición, las expectativas, el abandono, la magia...en fin, la vida misma.Contada con imágenes y música.



2 comments:

Juan Luis Sánchez said...

Pues yo también sé lo que dice el gusano, pero cuando se lo he contado a alguna chica, en lugar de enrollarse conmigo, ha salido huyendo. Tú debes ser una chica un poco particular, Ana. Y lo que cuentas de la ópera de Nueva York debió ser una pasada.

Besos.

Nehmila said...

Pero bueno...¿ tú con qué clase de chicas te juntas? ¿Pero le dejaste claro que estabas repitiendo lo que decía una peli? Porque claro, si le dijiste así de sopetón pasa a conocer a mi señora, pues la pobres se llevaría un disgusto.
:D

THE REALMS OF CHAOS