Friday, November 28, 2008

Election day in New York/Elecciones en nueva Yörk

November 4th, 2008. Election day in USA, when, for the first time, an Afro-American could be elected president
And here I am, sat at a Professional Development Workshop at my school’s library, without students. It is an electoral school.
When I go through the hall, sometimes I fine big queues. Sometimes it is almost empty. There are some strange machines to vote, in which people get to vote, move a huge lever, press some buttons and move the lever again.
From time to time somebody sends a message. Someone calls at break Are there any news? Nothing yet.
School is over. Screenwriting class is almost empty. I go to a friend’s house, in the Lower East Side; I have dinner and a drink there. I go back home. It’s 11 pm. There is an expecting calm. I take the train. Change once. Somebody says “ It’s over” 45 minutes later I go back to the street in 125th at St Nicholas av. Down at the platform people are shouting and singing. I do not need to listen to the radio or what the TV any more in order to know what is happening. I get to the street. Masses of people flowing from one side to the other, shouting, “ Obama”, singing, dancing…one music groups passes by, followed by a crowd. Martin Luther King’s square is lit up with TV lights and crowded. The bells in the different churches don’t stop pealing. Cars have to stop. And buses. People open their doors and hold each other. I go back home, and call Spain,. I call m mother, at hospital, she has to be operated. She is about to get into the circus.
I go to sleep and I wake up with the elections hangover. I call again, alter a restless night. She is out, but she is not awake yet.
Alter school. I go to the doctor, to the orthopedist. I have another vertebra broken.
One day for the history of USA, for my mum’s history, for mine.
I ad one Obama pin to the memento collection from America, and a vertebra to the fractured vertebrae one.






Cuatro de noviembre de 2008. Día de las elecciones estadounidenses en las que, por primera vez un americno de color puede ser elegido presidente,
Y aquí estoy, sentada en un Professional Development Workshop ( u sea, un cursillo pa profes) en la biblioteca de mi centro sin alumnos, un colegio electoral.
Cuando paso por el vestíbulo, a veces hay largas colas, a veces casi nadie. Hay unas máquin muy raras para votar, en las que la gente entra,. mueve una palanca gigate, aprieta unos botones, y vuelve a mover la palanca.
De vez en cuando alguien manda un mensaje En el descanso se llama. ¿ Se sabe algo?
Nada.
Acaba el cole. En clase de guíon no hay nadie. Voy a casa de un amigo. En el Lower East side. ceno y tomo algo. Y me vuelvo a mi casa. Son las once. No hay nadie en la calle. Reina una tranquilidad expectante. Cojo el metro. Un transbordo. alguien dice, "It´s over" 45 minutos más tarde salgo a la calle en la 125th con St. Nicholas Av. Ya en la parada, la gente va gritando y cantando. Ya no tengo que escuchra la radio o ver la tele para saber que está pasando. Salgo a lacalle. Ríadas de gente de un lado para todo, gritando " Obama", cantando, bailando... PAsa un grupo de música seguido por una multitud. La plaza de Martin Luther King está ilumanda con focos televisivos, y repleta de gente. Las campanas de las iglesias no paran de repicar. Los coches se tiene que parar, y los autobuses.La gente abre las puertas y se abraza. Vuelvo a casa.
Y llamo a España, a mi madre al hospital, la tienen que operar.
Me voy a domir y me levanto en la resaca de las elecciones. Llamo otra vez, después de una noche intranquila. Ya ha salido, aunque aún no está despierta.
Voy al traumatólogo. Me dice que tengo otra vértebra rota.
Un día para la historia de EEUU, para la historia de mi madre, para mi historia.
Añado una chapa de Obama a la colección de recuerdos de América, y una vértebra más a la de vértebras rotas.

8 comments:

Lille skvat said...

Estaba deseando leer tu post sobre el día de las elecciones. ¡Te teníamos mucha envidia esa noche y al día siguiente por poder estar allí para celebrarlo y ver el ambiente de felicidad! Parece que todavía hay esperanza en el mundo :-)

¡Otra vértebra más! ¿Pero qué te ha pasado esta vez? Cuídate, mujer...

Nehmila said...

Afán de protagonismo...me iba a ganra a mí Obama :D
Sé que me he ehcho esperar, pero no os perdáis el vídeo...

Outsider friar said...

Cuidadín, que el número de vértebras es limitado!

Lille skvat said...

Los vídeos y las imágenes de ese día son para ponerte los pelos de punta de la emoción. Ya me hubiera a mí gustado estar allí contigo para verlo... ¡Obama! ¡Obama! ¡Obama! ¡Obama! ¡Obama!

Juan Luis Sánchez said...

Hola Ana:

Sí que estás teniendo una racha mala últimamente, entre lo de tu madre y la vértebra se te ha juntado todo. Yo esperaba una crónica alegre por lo de Obama (cuando estuve en NY casi todo el mundo con el que hablé era pro obama). Y sin embargo, por circunstancias ha sido un poco triste. En fin, mucho ánimo, a ver si sale todo bien con tu madre y te recuperas de lo de la vértebra. Un beso.

Nehmila said...

Thank you for the comments. A todo el mundo.
Tienes un blog muy chulo, friar.GRacias por el aviso.
Gracias pro la preocupación, Juanlu.Mi madre ya está en casa y va todo bastante bien, y la vértebra, bueno... pues ahí vamos. Poco a poco, en plan abuelita.Pero de momento, vamos bien :D
Así es New York, lo mejor y lo peor, todo a la vez...
What a ride!!!:D:D:D

bizarro con interrupciones said...

How lucky to be there!

Right moment, right place! :-)

Hope U & your mama get better!

A.

bizarro con interrupciones said...

Mila dijo:
Bueno, Ana, yo no salgo de mi asombro contigo. No sé qué envidiarte más, si la noche de la elección de Obama, la fantástica sesión de ópera o la convención de Santas. Aunque seguro que no engaño a nadie y ya todo el mundo que me conoce sabe por qué me decantaría.
Aprovecho para felicitarte la Navidad y el año nuevo. Cuando salgan las imágenes de Times Square en la tele me acordaré de ti. Disfruta mucho, muchísimo. Besitos.

THE REALMS OF CHAOS